Semidioses y la Cultura Védica

2259

Para hablar de este tema, primero hay que entender qué es un semidiós; los semidioses son 120_semidioses de la cultura vedicaalmas espirituales como todos nosotros aquí en la Tierra, pero han alcanzado un gran avance y han sido escogidos para administrar y responsabilizarse de ciertas funciones dentro de la cosmología, la cual es dirigida por el señor Brahma, quien es el creador físico de cada universo.

Todos nosotros somos almas espirituales y nuestros cuerpos temporales van demostrando nuestra madurez alcanzada. Las leyes de la naturaleza nos recompensan por los méritos de vidas pasadas y también nos hacen experimentar en carne propia los sufrimientos que hemos hecho a otros seres, esto es lo que recibe el nombre de karma, que cada acción tiene como consecuencia una reacción.

En los Vedas, que son las Escrituras más antiguas de la humanidad, se identifican cerca de treinta y tres millones de diferentes semidioses y cada uno con un sistema planetario propio. El sistema más conocido se llama Suarga, la dimensión de los planetas celestiales, donde los semidioses viven por mucho tiempo, pero aun así, todos, incluso el creador Brahma tiene que morir. Suarga es gobernado por el rey del cielo, Indra, quien también es el encargado de las lluvias. Los semidioses que tienen cuerpos superiores, sutiles, normalmente invisibles para nuestros ojos extienden su influencia por todos los universos.

Los Devas o semidioses tienen la capacidad de bendecir a las personas que les hacen ofrendas y adoración. Ellos tienen cierta popularidad entre las personas que quieren mejorar sus diferentes situaciones materiales. Los devas son devotos por naturaleza y no se complacen con la mentalidad materialista, pero si alguien los adora y les pide cosas, es posible que se las conceda. Sin embargo, Srila Prabhupada, quien trajo el conocimiento védico a Occidente, menciona que: “Las recompensas que dan los semidioses son temporarias porque su facilidad debe actuar en conexión con el cuerpo temporario. Cualquier facilidad material que uno reciba, ya sea por modernos métodos científicos o por bendiciones de los semidioses ellas terminarán al minuto que tu cuerpo deje este mundo. Pero el avance espiritual no se termina jamás”.

Aquellos que son muy inteligentes no adoran a los semidioses, pero si los respetan, sabiendo muy bien que la máxima meta de la vida es la autorrealización y que el amor puro por Dios es el aspecto más confidencial. Dios dice personalmente en la Sagrada Escritura llamada Bhagavad gita 7.20

kamais tais tair hrta-jñanah
prapadyante ‘nya-devatah
tam tam niyamam asthaya
prakrtya niyatah svaya

“Aquellos cuyas mentes están distorsionadas por los deseos materiales se rinden a los semidioses, y siguen las reglas y regulaciones particulares de adoración conforme a sus propias naturalezas”.

Los que se dirigen hacia Dios como la Meta Suprema, automáticamente reciben toda las bendiciones de los devas sin pedírselas a ellos por separado, así como todo los jueces del país apoyan el fallo del ministro de justicia, entre los Devas los más destacados son Brahma, Vishnu y Shiva; y de los tres, Vishnu es el origen.

Las Escrituras Védicas están llenas de historias que narran las acciones e interacciones de todas estas grandes personalidades. Los devotos del Señor Supremo conocen los poderes de los devas y los respetan en una forma hermosa, pues en algunas ocasiones los semidioses también realizan servicios confidenciales para el Señor Supremo. Por ejemplo, Shiva recibe el servicio de proteger los dhamas (lugares sagrados). Ganesh, por ejemplo, es conocido por su capacidad de remover los obstáculos en el camino de uno, así, mucha gente lo adora para que remueva los obstáculos y conseguir dinero, otros para que remueva los obstáculos y conseguir pareja y otros para que remueva los obstáculos en el camino espiritual.

Muchas personas prefieren adorar a los semidioses porque ellos exigen menos de lo que uno tiene que ofrecer para entregar sus bendiciones, pero para alcanzar la verdadera meta de la vida esto crea una circunstancia donde tal adoración obstaculiza el verdadero avance espiritual. Aún así, en cierta forma es una posición superior a aquellos que no adoran ni creen en nadie, pues esa mentalidad contribuye a que se desconozcan las leyes divinas del universo.

El servicio más importante de todos es el de cantar los Santos Nombres del Señor:

Hare Krishna Hare Krishna
Krishna Krishna Hare Hare

Hare Rama Hare Rama
Rama Rama Hare Hare

En esta oración pedimos al Señor:” Oh, mi Señor déjame ser un instrumento de Tú amor”.

Aún teniendo deseos materiales uno puede cantar las glorias del Señor y meditar en Su Santo Nombre, porque el Señor le va a conceder lo que Él ve que es lo más favorable para su avance espiritual, así sean pruebas difíciles que muchas veces no podamos comprender, Dios siempre desea lo mejor para nosotros porque somos Su creación. Nuestra búsqueda, nuestra meta, no es una fantasía, es el reclamo natural e íntimo de nuestro corazón. Nadie nos ha impuesto el deseo de paz, amor, sabiduría, inmortalidad y felicidad. Son deseos naturales del ser puro.

Por ello te invitamos a seguir, con coraje si es necesario, el llamado puro e interno de tu ser, y encontrarás entonces que no eres otro sino tú mismo, quien clama por algo que trascienda este plano de incertidumbre. Para finalizar queremos compartir un mensaje de que Dios menciona en el Bhagavad Gita: “Para aquel que me ve en todas partes y ve todo en mí, nunca estoy perdido para él y tampoco él alguna vez está perdido para Mí”.

Muchas gracias por leer este folleto de nuestra sabiduría Védica, esperamos haberlo ayudado y haberle prestado una guía para tomar más fuerzas en la senda espiritual, para estar junto a Dios

Fuente: Colección Sabiduría Védica
Autor: Swami B.A. Paramadvaiti