Deseos Materiales Satisfacción Temporal

3378

Es muy importante auto-evaluarse, y así considerar qué acciones se pueden realizar de 116_deseos materiales satisfaccion temporalmejor manera día a día. La búsqueda del placer material, de los deseos materiales, es el viciado principio acompañante del alma, desde el mismo momento de nacer, es algo presente en la mente de todos y se puede observar la influencia que tienen éstos deseos en el comportamiento de las personas.

El Bhagavad Gita, Escritura Sagrada con más de 5.000 años de antigüedad, menciona: “La felicidad que procede del contacto de los sentidos con sus objetos, al principio parece ser satisfactoria, pero al final parece ser veneno…”. Así, fácilmente se pasa de la alegría a la tristeza, de la satisfacción a la aflicción, de la diversión al tedio, de la fruición a la frustración, del agrado a la repugnancia, del apego al rechazo, del afecto a la aversión, del gozo al enojo, del gusto al asco, etc.

Muchos esfuerzos se hacen en la vida sin lograr una real satisfacción. Se obtienen bienes materiales, pero gran parte del engaño sigue. Puede ser considerada una lucha sin mayor esperanza: ¡Nada te hace pleno, ni complace tu corazón! Claro, intentas ‘cosas bonitas’, y te ilusionas pensando que esa es la esencia.

Esto es para pensar: ¿Por qué el ser humano es inconforme, aún con dinero? O, aunque lo ‘ponga a volar’, ¿por qué hasta con ‘su droga’ termina frustrado? ¿Por qué los placeres de este mundo al final afligen? Una mujer no puede complacerte, ni dos ni tres, y un hombre tampoco satisface a una mujer. Le puede dar seguridad, hijos, más aún así la frustración continúa. La razón es que éstas son satisfacciones temporales, ajenas al alma, que necesita satisfacciones eternas, completas, puras, como el amor al Señor Supremo.

El placer material no es positivo para nuestra alma, ¡Yo y mío! Mi carro, mi casa, mi droga, mi egoísmo. De ahí proviene, por ejemplo, el engañar a mujeres para disfrutar y luego abandonarlas, sin querer trabajar para nadie, debido al egoísmo que nos esclaviza.

La falta de amor, la búsqueda de la propia comodidad material e indiferencia con los demás, trae consigo aflicción. Debido a estos caprichos, muchos han sufrido maltratos, torturas y hasta muerte. Las personas rompen las relaciones de pareja, de hijos, de padres y de amigos, por fuerza de esa ilusión, y aunque desean estar juntos compartiendo, no pueden y se separan. Es muy difícil ser amigo de alguien si no sabemos cómo guiar, y la guía perfecta proviene de Dios mismo, de Sus enseñanzas y Sus representantes.
Debemos aceptar el vínculo de armonía con el Señor Supremo. Estás recibiendo todo de Dios, ¿Cómo no querer hacer nada para Él? Somos del todo dependientes y mantenidos por Él; por el aire, el agua, la tierra, las propias capacidades. No reconocerlo es la descalificación causada por una ilusión. Para salir de esta ilusión debes humildemente reconocer tu posición, entrar al campo del amor espiritual, la realización de la Verdad, dejar la idea de que eres el cuerpo e ir hacia el centro real. Comienza a orar, junto con quienes también están yendo hacia ese camino.

En el campo práctico del amor espiritual, se debe comprender el verdadero centro y servirlo. ¿Cuál es este centro? Es donde se genera toda la energía, donde tienes tu relación original de amor, donde todos nos sentimos en armonía. Ese centro es la Verdad, es con Dios. Al comprenderlo, paulatinamente, se deja la indifere