El Peligro de los Préstamos

970

Querido amigo, si desea tener todo el mundo de una vez (carro, casa, viajes, electrodomésticos, etc.) entonces bienvenido sea a la esclavitud de los préstamos. ¿Quiere disfrutar ahora y sufrir más tarde? Pues en ese caso endeudarse será la opción más tentativa para lograr esto.

En Europa, los bancos endeudan a varias generaciones de una familia vendiendo casas 117_el peligro de los prestamosfinanciadas por 50 o 60 años, y si alguien en este lapso no puede pagar, entonces el banco se queda con la casa. Otra realidad es que muchas veces la gente que pide un préstamo desconoce la gran suma que tendrá que pagar con los intereses, por lo que luego la cantidad de dinero a pagar aumenta mucho más, en relación al valor original.

Srila A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada, maestro espiritual proveniente de India enseñó: “Primero trabajo, después liberación”, esto quiere decir: luche por las cosas que quiere y que puede tener, no regale su dinero a la ilusión de poder obtenerlo todo sin que haya una necesidad espiritual.

Debemos trabajar duro,
tal como un padre o una

madre de familia debe hacerlo, para que así la familia esté tranquila.

Es muy importante darse cuenta que todo es prestado: la comida, el cuerpo, los padres, el planeta e incluso la propia vida, nada nos pertenece. Estamos siendo mantenidos por algo superior divino y no estamos pagando nada por éstos préstamos. ¿Y quién nos está otorgando todo esto, y con qué fin? Debemos comprender que existe

un propietario legítimo de todo y que somos dependientes de Él, que estamos en esta vida para aprender a servir y amar; que la verdadera alegría, el amor y la salud se encuentran en las cosas más sencillas.

La fiebre material por las cosas mundanas sólo nos enloquece, un ejemplo de esto es posible encontrarlo por todos lados, ya que por dinero las personas se matan, se divorcian, sólo por una felicidad material.

Practique una vida sana, sencilla que tenga pensamientos elevados, agradezca lo que tiene y aprenda a ser feliz así como es; esta misma realización le ahorrará dinero, y no olvide que debe hacer algo para el Señor Supremo, en sánscrito esto se llama sreyas y preyas.

En sánscrito hay dos tipos de actividades que se denominan sreyas y preyas. Sreyas son actividades piadosas, incluso austeridades que luego traen consigo un dulce resultado. Mientras que preyas significan actividades materalistas para el propio disfrute, por lo cual después vienen consecuencias desagradables. Los préstamos para satisfacer deseos egoístas son como preyas, porque no se piensa en lo que eso traerá consigo. Sin embargo, si hay deudas, si hay préstamos que tienen fines espirituales, es otra situación. Siempre puede haber excepciones, por ejemplo, hay personas que se compran casas para sólo un disfrute personal, mientras que otros para hacerlas refugios de los demás. Sin embargo, cualquier tipo de deuda que se tenga, uno debería tratar de pagarla lo más pronto posible.

Es inútil sufrir por lo que no podemos tener. Si realmente necesita algo para poder servir a Dios y a los demás entonces trabaje con ánimo y consígalo, pero por otro lado si no lo necesita confórmese con lo que tiene y dedique más tiempo a su desarrollo espiritual. Todo lo que tenemos es por algo, y Dios tiene un plan divino con ello y con usted. Muchas veces nos desesperamos, perdemos la cordura, por no encontrar respuestas a interrogantes primordiales que surgen en nuestra vida. Sin embargo, tenemos que recordar que Dios esta ahí, y que Él está haciendo un préstamo con su vida por lo tanto cuídela, entréguele el valor que se merece, medite en las cosas esenciales de esta vida, y al hacerlo de corazón encontrará una respuesta que iluminará su camino. La meta es practicar una vida sencilla con pensamiento elevado, agradecer y aprender a ser feliz con lo que le corresponde a uno en esta vida; tan sólo comprender esto ahorrará muchas ansiedades y malos ratos.

Fuente: Colección Sabiduría Védica
Autor: Swami B.A. Paramadvaiti