Escuela de Yoga Inbound

1624

En los últimos tiempos hemos dirigido nuestra atención al desarrollo científico, aún cuando 125_escuela de yoga inboundlas preguntas esenciales todavía permanecen sin respuesta. El mundo moderno se diagnostica en términos de ansiedad, contaminación y falta de sentido común. La misma tecnología de la cual esperábamos satisfacción de todas nuestras necesidades, nos trae la seria amenaza de una guerra nuclear y aún más real, el desastre ecológico que estamos viviendo a nivel mundial. Sin embargo, más y más personas están comenzando a sentir que existe “algo más allá” de todo eso. Tarde o temprano el hombre tiene que detenerse y en ese momento se preguntará:

¿Quién soy yo? ¿Cuál es mi papel en este mundo?
¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Cuál es el verdadero sentido de mi existencia?

Definitivamente, la causa fundamental de todas nuestras dificultades y sufrimientos es la incomprensión de nuestro verdadero ser. Sin esta comprensión, nunca podremos ser felices, ni vivir en paz y armonía con nadie, ni siquiera con nosotros mismos. El Sistema de Yoga Inbound aporta una visión clara e integral de nuestra esencia basado en el conocimiento védico. Primero nos enseña a conocer nuestros propios cuerpos (físico, pránico, mental, intelectual y espiritual), luego nos brinda las herramientas para ir gradualmente armonizando cada uno de ellos y, finalmente trascendiéndolos a través del bhakti yoga (el cual se presenta dentro del Bhagavad Gita como la culminación de todos los procesos de yoga).

A la par con lo anterior, nos brinda el conocimiento práctico para relacionarnos con nuestros seres queridos, el ecosistema, la sociedad y el universo de una forma amorosa, entendiendo las leyes que rigen y gobiernan la naturaleza material. Finalmente, el practicante de Yoga Inbound que desee profundizar en esta disciplina, desarrolla gradualmente un gusto superior por las meditaciones supremas: El canto de los Santos Nombres de Dios, la adoración a la Divinidad, el estudio de las Sagradas Escrituras, el servicio al maestro espiritual y la maravillosa celebración de rituales, ceremonias de iniciación y purificación. Dichas prácticas de una forma natural nos conducirán hacia el establecimiento de una real y eterna relación con Dios, llena de felicidad trascendental ilimitada.

La palabra Yoga, hoy es bastante conocida en todo el mundo; sin embargo, poca gente sabe realmente de su historia, esencia, beneficios y todo lo que esta gran ciencia puede ofrecer a la humanidad. El término yoga proviene de la raíz sánscrita yug que significa unión, pero ¿unión con qué? Unión con nuestra realización interior, unión con la Armonía Suprema unión amorosa con nuestro eterno origen común, el guardián de nuestra alma.

La meta del yoga debe ser entendida por todos los estudiantes desde el principio de su práctica, con el fin de que puedan ir ascendiendo gradualmente por los diferentes niveles que ofrece el sistema.

En la antigüedad el desarrollo material era equilibrado con las leyes de la naturaleza e iba a la par con el desarrollo espiritual; pero desafortunadamente en la actualidad la generalidad de la gente se ha olvidado de Dios y de los principios éticos y morales, y ha centrado su vida en una desmedida carrera hacia su autodestrucción. Debido a esto, la Escuela de Yoga Inbound, cree de vital importancia el presentar al mundo moderno la antigua, pero imperecedera ciencia de los Vedas, para el beneficio de la humanidad en general.

La Escuela de Yoga Inbound fue fundada con el fin de ayudar a todos aquellos que añoran alcanzar la perfecta salud física, mental y espiritual para su vida. El sistema está basado en las enseñanzas de los maestros pioneros de la Brahma Madhva Gaudiya Sampradaya (la cual es una de las principales escuelas iniciáticas) y en las escrituras védicas más importantes: El Srimad Bhagavad Gita y El Srimad Bhagavatam, así como también en otros textos védicos complementarios.

El referente más claro de una explicación sistemática de la práctica del yoga lo encontramos en el Bhagavad Gita, por tal razón este libro es tomado por la Escuela de Yoga Inbound como la base filosófica del sistema. En este tratado escrito hace 5.000 años y expuesto en 700 versos, se explican principalmente tres tipos de yoga: Karma, Dhyana y Bhakti. Dentro de la obra al igual que en todo el sistema de Yoga Inbound existe un eje transversal que se relaciona con cada uno de estos aspectos llamado Jñana o yoga del conocimiento. Además es clara la preponderancia que tiene el Bhakti yoga como el objetivo final de todas las prácticas y sistemas de yoga. El Señor Supremo explica: “Pero para aquellos que Me adoran a Mí entregándome todas sus actividades y consagrándose a Mí sin desviarse, dedicados al servicio devocional y meditando siempre en Mí, habiendo fijado la mente en Mí, Yo soy el que los salva prontamente del océano del nacimiento y la muerte”.

La meta de la vida humana es desarrollar Prema o Amor puro por Dios, y todos los yogas deben encaminarnos hacia este fin. En el Bhagavad Gita no hay referencia respecto a las técnicas de hatha yoga, debido a que las personas de ese entonces seguían los principios regulativos estipulados en las escrituras védicas y sus cuerpos no necesitaban de complicadas series de asanas para ser desintoxicados como hoy en día. En ese tiempo los practicantes estaban en capacidad, de profundizar directamente en las técnicas de meditación conocidas como dhyana yoga.

Mucho tiempo después de haber sido escrito el Bhagavad Gita, en el 400 A.C. aproximadamente, Patanjali en su obra conocida como los “Yoga Sutras” compuesta por 196 aforismos, sistematiza la práctica del asthanga yoga (también conocido como raja yoga), que ya había sido mencionada sintéticamente en el capítulo 6 del Bhagavad Gita. El autor dice que el yoga es el cese de las olas del pensamiento en la mente (Yoga Sutras 1:2). Este proceso de yoga está integrado por ocho partes o etapas (debido a esto recibe el nombre de asthanga yoga (astha: ocho y anga: miembro):
1. Yama: Restricciones morales, divididas en: Ahimsa (no violencia), Satya (ser veraz), Asteya (no robar), Brahmacharya (práctica del celibato) y Aparigraha (no acumulación de bienes innecesarios).

2. Niyamas: Observancias para la práctica del yoga, divididas en: Saucha (pureza del cuerpo y de la mente), Santosha (ser feliz trascendiendo las dualidades de la naturaleza material), Tapas (práctica de austeridades para lograr purificar la conciencia), Svadhyaya (estudio de los textos sagrados) e Ishvara Pranidhana (entregar nuestros pensamientos, palabras y actividades para el servicio a Dios).

3. Asanas: Posturas que nos ayudan a lograr la concentración de la mente.

4. Pranayamas: Técnicas de control y manejo del prana (energía vital).

5. Pratyahara: Retirar la mente y los demás sentidos de las percepciones sensoriales; es el estado intermedio entre el yoga externo e interno.

6. Dharana: Después de que la mente ha sido recogida en sí misma debe ser dirigida hacia un objeto de concentración.

7. Dhyana: Es la sucesión continua de pensamientos idénticos hacia el objeto de meditación (en esta época, las personas se autorrealizaban meditando en Paramatma, quien es el aspecto localizado de Dios en el corazón de todas las entidades vivientes). Este proceso de yoga es profundamente tratado en el capítulo 6 del Bhagavad-Gita.

8. Samadhi: Completa absorción en el plano de la verdad absoluta y perfecta realización de nuestra identidad espiritual como eternos sirvientes de Dios.

*Yoga inbound es la conexión interna, a pesar que hacemos cosas externas como asanas, mudras, pujas, mantras, yantras. el enfoque es la unión interna. El yoga nos une con nuestra misión interna como una ofrenda de corazón.

“La acción disciplinada, el estudio del yo y la entrega al Señor Supremo conforman la práctica del Yoga”.

Fuente: Colección Sabiduría Védica
Autor: Swami B.A. Paramadvaiti